¿Por qué trendytrouble?

Trendytrouble, nace con el objetivo de difundir el arte, el diseño y la cultura. De ser el apoyo para la industria, de jovenes que preocupados por esta difunden a otros jovenes.
Siempre estamos buscando ideas nuevas, desde fotografia hasta diseño industrial, contactanos.


Nuestro equipo esta conformado por diferentes personas unicas cada una, y diferentes estudios:
Hector Lapin
Fiors
Manuel dot com
erre sousa
Cesar GP
Fera

Si tienes algo que contar, manda un correo a hectorlapin@gmail.com y veremos que hacer.


art.fashion.design.

24 enero 2010

Nemrod

Hola queridos trendytroubles


Hay una venta de "diversidad" y "bastedad" para causarnos miedo. Algo semejante al horror al vacío nos llevó al horror a la bastedad, buscando que así nos encasillemos en algún lugar seguro, un asilo. Una inseguridad terrible, información multiplicándose día con día, basura informativa, datos curiosos, curiosos. Al final termina en un receptor saturado de información que es incapaz de comunicarse.
Me pregunto si el gran papel de quienes establecen parámetros es precisamente darnos cierta seguridad entre tanta información. O si sólo establece filtros de información arbitrarios para estabilizar el conocimiento. Lo cual deriva en modas, modismos, estilos y tendencias de carácter axiológico, no sólo estético, sino ético. Alguien que ha establecido parámetros nos permite no sólo influenciarnos por, sino que nos basamos en, recurrimos a, seleccionamos de, nos apropiamos de, malinterpretamos, nos referimos, reaccionamos, citamos, parafraseamos, copiamos, remodelamos, respondemos, resistimos, distorsionamos, reducimos a.... tales o cuales artistas, diseñadores, musicos, neólogos (?). Pero tener discursos aprendidos, copiarle, plagiar, es siempre mal visto y una acusación de ese tipo puede reducir al absurdo la obra de cualquier joven creador o artista en plenitud.
Cuando leo a Paul Auster, Georges Perec o Italo Calvino (por citar a tres que seguramente los que sólo han leído a Kafka, Burroughs o medio leído a Carroll no conocen) sus palabras son siempre combustible para mi pensamiento, hago sus palabras mis palabras, sus discursos mis discursos, encienden el foquito arriba de mi cabeza, me dan pistas, configuran y me ayudan a ordenar mi pensamiento. Me ponen loco.
Para acabar pronto, más y más y más información, y menos lo de siempre. Filtremos nuestra información, que ya parece spam.
Procuraré hacer lo propio.
Hasta nunca, Rodolfo.

3 comentarios:

  1. Sousa... creo que si no tuviera un hermano filósofo no hubiera querido entender el post jajaja

    Concuerdo contigo, con tus ideas derivadas de la información de afuera... Yo se que desprecias la foto... y tal vez uno de los factores importantes es justamente la cantidad estúpida de información visual que nos trae a cada segundo, generando una crisis en la atención de acda quien y modificando las prioridades de todos.

    ¿Te imaginas un mundo donde la gente moderara su información hacia los demás? y no sólo visual... ¿cómo crees que sería?

    El budismo aboga por interiorizarnos porque justamente la ilusión de afuera nos mantiene aletargados, como querer seguir un camino en la neblina y enmedio de una tormenta.

    Tú conoces mi postura, me gustaría saber que opinas

    ResponderEliminar
  2. Mi R,
    No desprecio la fotografía, la amo. Pero cuando te amenazaba con destruir tu frase "La fotografía tiene la última palabra" era en el entendido de que tanto mis amenazas como tu frase eran sarcásticas, supongo hasta la fecha que ambos mentíamos un poco.
    Recuerdo que incluso buscaba argumentos, palabras de otros, palabras sensatas, no del siglo XIX que debaten sobre si la fotografía es arte o no.
    La fotografía para mí es una herramienta, tanto como la escritura, como el dibujo, pero sigo pensando que por su condición de "alta definición" es sobrevalorada, siempre me gusta decir la frase de Maurice Maeterlinc, jamás he leído otra de él, pero es más que suficiente "Apenas expresamos algo, lo empobrecemos considerablemente". No es para estar enojados con el empobrecimiento, también en esa frase hay mucha ironía. La fotografía reduce, enmarca, sintetiza. Ahora que soy todo un lomofotógrafo, pienso que es una herramienta más para empobrecer la luz en unas milésimas de segundos, un día se nos acabará el tiempo y ya no tendremos más fotografías. A todo mundo se le acaban sus palabras, decía más o menos Daniel Stillman, el chico del lenguaje único en La ciudad de cristal de Auster.

    ResponderEliminar

archivo de sombras